«Identificamos que nos faltaba un pilar clave: la producción local.»

Roberto Cortes, presidente y CEO de Volkswagen Caminhões e Ônibus, explica cómo la experiencia exitosa en Brasil ha llevado a la compañía a invertir en producción local en Argentina. Destaca los beneficios de contar con productos, una marca fuerte, una red de distribuidores competente y una fábrica de producción eficiente. Además, comparte los planes para integrar proveedores locales y expandir la producción hacia otros mercados, incluyendo el autobús eléctrico.

Roberto Cortes junto a Marcellus Puig, CEO y Presidente de Volkswagen Group Argentina.

Roberto Cortes junto a Marcellus Puig, CEO y Presidente de Volkswagen Group Argentina.

¿Cuándo entendieron que era necesario producir en Argentina? ¿Qué los convenció definitivamente que debían hacerlo?

Roberto Cortes: La historia de éxito que tenemos en Brasil y en otras partes del mundo. Nuestra experiencia en Brasil se basa en cuatro pilares fundamentales, el primero es el producto, Contamos con productos diseñados para satisfacer las necesidades específicas del mercado brasileño. El segundo es la marca, Volkswagen es muy fuerte y reconocida. El tercero es la Red de distribuidores. Tenemos una red de distribuidores competente y motivada. Y el cuarto es la fábrica de producción eficiente. Esta combinación nos permitió destacar en Brasil, liderando el mercado durante 20 años. Al analizar el mercado argentino, identificamos que nos faltaba un pilar clave: la producción local. En Argentina, también disponemos de productos adecuados tanto para el mercado brasileño como para el argentino, y la marca Volkswagen es igualmente fuerte aquí. Además, nuestra red de distribuidores en Argentina es muy buena. Sin embargo, necesitábamos la capacidad de producir localmente para reaccionar más rápido a los pedidos, tener mayor flexibilidad y depender menos de factores logísticos externos. Estamos convencidos de que, con la adición de la producción local, Argentina seguirá el mismo camino de éxito que logramos en Brasil. Argentina es nuestro primer país en volumen después de Brasil, y nuestro plan de internacionalización comienza aquí. Eventualmente, seguiremos este modelo en África, Medio Oriente, y ya tenemos una operación, aunque más pequeña, en Filipinas. Con la combinación de estos cuatro pilares en Argentina, estamos seguros de que el éxito es muy probable.

Hasta el momento, esta fábrica cuenta con proveedores que provienen 100% de Brasil. ¿Tienen planes de integrar más proveedores argentinos próximamente?

Roberto Cortes: Esto es un factor clave que representa una ventaja significativa para nosotros. En Brasil, el contenido local es muy alto, lo que nos permite estar muy cerca de los proveedores. De hecho, en Brasil, los camiones se fabrican en colaboración directa con ellos. Nuestra filosofía se basa en establecer alianzas con proveedores, y obviamente, en Argentina no será diferente. En Resende, por ejemplo, los proveedores están ubicados junto a la línea principal de producción. Aquí en Argentina, ya tenemos previsto integrar proveedores locales que suministren nuestros productos. Aunque hemos comenzado con la mayoría de los componentes provenientes de Resende, nuestra intención es avanzar hacia una mayor integración de proveedores argentinos en una fase posterior. Uno de los pilares de nuestro éxito es contar con una red de distribución competente y motivada. A pesar de las dificultades enfrentadas, como los problemas con la balanza de pagos y las restricciones a las importaciones, nuestra red ha resistido. Ahora, con la fábrica en Argentina, nuestros distribuidores están muy motivados con lo que está por venir. Para alcanzar el liderazgo en el mercado, es fundamental expandir nuestra red y aumentar el volumen de producción.

¿Cuál es el siguiente paso?

Roberto Cortes: Nuestra idea, a futuro, es aprovechar la base de proveedores locales. En Córdoba, por ejemplo, existe una sólida base de proveedores y productores de camionetas. Nuestro objetivo es comenzar a integrar repuestos relacionados con ese sector. Siempre actuamos conforme a lo que tenga sentido financieramente. En Brasil, contamos con una línea completa de camiones livianos, medianos, pesados y extrapesados, todos bajo la marca Volkswagen. También representamos la marca MAN pero aquí nos quedaremos con la marca Volkswagen.

Desde su lanzamiento del Meteor en Brasil hasta ahora, ¿cómo ha sido la aceptación en el mercado?

Roberto Cortes: Uno de los pilares clave que mencioné es la marca Volkswagen. Por ejemplo, lanzamos el Meteor, que es muy similar al MAN TGX. La aceptación ha sido excelente porque se vende fácilmente solo con mencionar que es un camión extrapesado Volkswagen. Con MAN, necesitábamos hacer pruebas de demostración porque los clientes querían experimentar y probar el producto antes de comprarlo. La marca es crucial en este caso, y el cambio fue automático. Volkswagen produce en Brasil y Argentina desde hace muchos años, lo que facilita vender un producto de una marca conocida, tanto para argentinos como para brasileños, en comparación con una marca nueva en nuestro mercado. Aunque MAN es una marca muy reconocida a nivel mundial y líder en Alemania, en Sudamérica debemos explicar su origen y trayectoria, y los clientes prefieren probar el camión primero. Por eso, elegimos traer todo bajo la marca Volkswagen, que es conocida, tiene una fuerte presencia y es naturalmente aceptada por los clientes. Además, el valor de reventa de los vehículos Volkswagen es más alto, ya que la marca es reconocida y el vehículo ha sido tratado dentro de la red Volkswagen.

Más allá de la situación actual en Argentina, ¿cómo ve el mercado y por qué ha puesto tanto énfasis en este aspecto?

Roberto Cortes: Sabemos que el mercado experimenta altibajos. Hoy, el mercado argentino está en una fase baja debido a factores que todos conocemos, pero comenzará a recuperarse. Estaremos listos para ese momento con esta fábrica, con nuestra marca, con nuestros productos y con nuestra red de distribución. Mi esperanza es que esta recuperación comience pronto. Nos estamos preparando para ello. Independientemente de la velocidad de la recuperación, siempre invertimos a largo plazo. Y en el largo plazo, estamos convencidos de que, al igual que en Brasil, Argentina es un buen lugar para invertir y obtener una rentabilidad adecuada.

Dentro de poco, empezarán a fabricar también el autobús eléctrico. ¿Es posible recibirlo aquí en Argentina también?

Roberto Cortes: El primer país al que exportaremos nuestros autobuses eléctricos será Argentina, al igual que hicimos con el e-Delivery que ya está en Quilmes. En cuanto al futuro de vehículos como el de reparto eléctrico, hay una proyección positiva. Sin embargo, esta tecnología depende en gran medida de la escala de producción. En el caso de los motores de combustión, Brasil produce 200 mil unidades, mientras que en vehículos eléctricos la producción es mucho menor, tal vez ni siquiera llegue a mil unidades. Competir con esta escala es difícil. En el futuro, los vehículos eléctricos serán más baratos que los de diésel, pero para eso necesitamos una mayor escala y mejorar la eficiencia. Actualmente, importamos las baterías desde China, lo cual incrementa significativamente el costo, ya que las baterías representan casi la mitad del precio de un camión debido a su peso y los costos de envío. En el futuro, cuando podamos producir baterías localmente, el costo disminuirá. Pero por ahora, es una ecuación difícil, especialmente para países en desarrollo. Países como Noruega o algunos en Europa tienen un panorama más favorable. Estamos trabajando en colaboración con productores brasileños de baterías, como Moura, que es nuestro socio en electrificación. Estamos explorando la posibilidad de producir localmente, lo que podría reducir los costos. No obstante, siempre volvemos a la cuestión del retorno de inversión y la viabilidad financiera.

¿La planta de Córdoba está pensada solo para abastecer a Argentina? ¿Ven la posibilidad de que en el futuro pueda exportar a otros países?

Roberto Cortes: Actualmente, cada planta está enfocada en abastecer su mercado local: México a México, Argentina a Argentina, Filipinas a Filipinas, y Sudáfrica a Sudáfrica. Sin embargo, si la planta de Córdoba se vuelve tan productiva y eficiente que los costos lo justifiquen, podríamos considerar exportar a otros países. Por ejemplo, en lugar de exportar desde Brasil a Uruguay, si Argentina logra una mejor posición competitiva para abastecer a Uruguay, le daremos todo nuestro apoyo. No hay límites en ese sentido. Todo se reduce a cuestiones de productividad y competitividad.

 


Deprecated: ¡La función the_block_template_skip_link ha quedado obsoleta desde la versión 6.4.0! Usa wp_enqueue_block_template_skip_link() en su lugar. in /home/rc000344/public_html/wp-includes/functions.php on line 6078